lunes, 7 de mayo de 2012

Capítulo 3:

El estraño caso del Bosque: 

Me despierto pero no veo a Raúl. ¿Dónde se habrá metido?, me pregunto.
Le busco desesperadamente. Cerca del río no esta, así que me voy alejando cada vez más y más.
Parezco idiota buscando ha alguien que ni siquiera conozco. Se habrá ido a su casa.
Derepente y así de la nada aparece Carlos.
- ¿Qué haces aquí? - le pregunto.
- No lo se, siempre vengo aquí, por las mañanas - Me responde.
- ¿Por que no vinistes ayer? - Le digo.
- Porque te ví con otro chico y no quería molestaros, ¿Dónde está? - Me pregunta - Él otro chico.
- No lo se, he dormido con él y cuando me he despertado ya no estaba - Contesto.
- ¿Dormir?, ¿Con él?, ¿Quién es? - me pregunta.
- Se llama Raúl y es nuevo en el barrio - Hago una pausa y sigo - Ayer me siguió y nos perdimos, nos quedamos durmiendo toda la noche, ¿No le has visto?.
No le da tiempo ha responderme, los dos oímos un disparo, ese disparo proviene del bosque, en mi vida he entrado en él. Siempre desde que era una niña me ha dado miedo, pero creo que ahora es el momento.
¡Vamos! - grito.
Entramos en el bosque y no vemos nada, oímos unos gritos y Carlos se asusta. La idea de encontrarme con algo desagradable aparece por mi cabeza. Vemos a Raúl, está herido en el suelo.
- ¿Qué ha pasado?, ¡Raúl! - Exclamo al verle.
- Lara, ¡ayudame! - Exclama Raúl.
Me acerco y veo que tiene una bala clavada en al abdomen. Me da miedo tocarle la herida por miedo ha hacerle daño. Viene Carlos y me ayuda ha extraerle la bala.
- Hay que llevarle al hospital - me dice Carlos.
Asiento con la cabeza. Carlos es el único que sabe volver a casa. Coge a Raúl en brazos y nos dirigimos al hospital. Estoy perpleja no se que hacer.
Llegamos al hospital y una vez allí se llevan a Raúl en camilla.Las lagrimas caen por mis mejillas. Carlos me las seca y me consuela. Llamamos a sus padres y les contamos lo ocurrido. Veo el como su madre está llorando mientras espera a que la dejen ver a su hijo. Su padre es más fuerte aguanta las lágrimas.
No entiendo lo que ha pasado, ¿quién le ha disparado?. No se que hacer solo espero ver a Raúl sano y salvo, nunca podría perdonarme su muerte, al fin y al cabo soy culpable.
Nos dejan verle, aunque solo sean 5 minutos los aprovecho.
- Hola Raúl - Le digo y sigo - ¿Qué tal te encuentras?.
- Lara, no se que ha pasado, estaba en el bosque y... - Le paro y le digo que descanse, lo necesita, pero él insiste - Lo siento, os he arruinado la tarde.
- Shhh!, tienes que descansar Raúl - Le digo.



2 comentarios:

  1. Me encanta, jo es genial sigue escribieno, pobre Raúl... :(

    ResponderEliminar